martes, 20 de junio de 2017

HazteOir: El Lobby del odio

En mi último post dije que hablaría de cierta gentuza que en febrero puso a circular un autobús naranja con la intolerante frase: “Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo.” Un bus que ellos, los patrocinadores, lo han nombrado como el “bus de la libertad”, y el resto de mortales, la gente con cierto sentido común, lo llamamos “el bus transfóbico”, “autobús de la vergüenza” ó “autobús de la intolerancia”

Su pretensión era que recorriera toda la península difundiendo su mensaje de odio y discriminación y nada más comenzar, el ayuntamiento de Madrid lo inmovilizó por incumplir normas municipales, al mismo tiempo la fiscalía solicitaba a un juzgado la investigación de un posible delito de odio, lo que finalmente el juez no vio, pero si vio delitos de menosprecio contra la dignidad de las personas y ordenó quitar ciertas frases del bus… En fin, la historia la conocéis de sobra.

Pues bien, esta gentuza de la que hablo es una organización ultra católica y neofascista llamada “HazteOir” que tiene probados vínculos con una organización clandestina, paramilitar y de extrema derecha de origen mexicano, con fuerte arraigo en España, llamada “El Yunque”, y digo probados vínculos, pues así lo da por acreditado una sentencia del juzgado 48 de primera instancia de Madrid en 2014.

El presidente de HazteOir, Ignacio Arzuaga, hace una semana fue invitado al programa Espejo Público para hablar sobre su autobús y la polémica que ha generado, no solo en España si no en el mundo, ya que las firmas de esta organización en diferentes países han colocado en las calles de grandes ciudades del mundo como Nueva York, ó Ciudad de México, autobuses similares con frases igual de discriminatorias e intolerantes.

En la entrevista que la periodista Susana Griso le realizó, Arzuaga espetó frases tan contradictorias como. "Estamos de acuerdo en educar en la diversidad y la tolerancia, pero denunciamos que a los niños se les está diciendo que está bien que experimenten y se les está sexualizando desde edades muy tempranas"

Vamos a ver,  educar en la diversidad es enseñar que hay personas cuya sexualidad biológica no concuerda con su identidad sexual, es enseñar que hay hombres y mujeres que se enamoran de personas de su mismo sexo e identidad sexual, es enseñar que hay hombres y mujeres que se enamoran de personas sin que les sea importante si son o no de diferente sexo e identidad sexual, ¿y sabe que señor Arzuaga?, está bien, no pasa nada, no son monstruos, son personas comunes y corrientes que afortunadamente viven en el siglo XXI y, por ejemplo pueden someterse a una reasignación de sexo si su identidad sexual (que es la que nos define como hombres ó mujeres y no lo que tenemos entre las piernas) no concuerda con su sexo biológico; pueden casarse con la persona que ama sin importar si es hombre o mujer, pueden tener una familia sin que importe si son dos hombres o dos mujeres, en definitiva, pueden ser felices, a pesar de que existan aún personas como usted, ancladas en el siglo XII, intolerantes e incultas.

Arzuaga afirmó durante la entrevista que “se están aprobando leyes para adoctrinar sexualmente a los niños en los colegios"; llegando  a decir también que el libro de la desaparecida asignatura de educación a la ciudadanía se invitaba a los menores a mantener relaciones sexuales con personas de diferente sexo. Eso lo único que demuestra es la profunda ignorancia de este personaje nefasto que es capaz de lanzar semejante bulo con tal de generar polémica y publicitarse.

El problema no es que existan personas como este infame individuo, el problema es que su organización tiene 7000 afiliados en España que inyectan dinero para odiar; el problema es que Arzuaga y sus secuaces tienen una fundación, CitizenGo, que esta vinculada a lobbys ultras e igual de intolerantes en el resto de el mundo, que así mismo inyectan cientos de miles de euros para odiar; el problema es que su fundación, recibe dinero público para odiar. El problema es que HazteOir y CitizenGo, que son lo mismo, buscan solo odiar.

domingo, 28 de mayo de 2017

Hay que ser muy hijo de puta

Hace unos cuantos días se hicieron virales las palabras que, en septiembre del año pasado, Arzobispo Primado de México, el cardenal Norberto Rivera, pronunció en su discurso de deslinde del Frente Nacional por la Familia, asociación directamente vinculada a la organización clandestina y ultraderechista “El Yunque” que a su vez está vinculada (judicialmente probado) a la asociación ultraconservadora española “Hazte oir”, si, los abyectos esos del autocar transfóbico. Bueno, pero de esta gentuza hablaré en otro post, ahora lo que nos interesa es la perla que vomitó el Cardenal Rivera justificando ni más ni menos que a la pederastia.

Y digo que la justificó porque sus palabras no tienen otra interpretación posible, las diga en el contexto que las diga. Y dijo el cardenal: “En estos casos (de pederastia), no toda la culpa recae sobre los sacerdotes, pues hay niños que desde pequeños mienten y tientan a sus mayores”

Estas palabras pronunciadas hace poco menos de un año saltan a la palestra cuando faltan días para que Rivera dimita, por edad como establece la norma católica, de su cargo como Arzobispo Primado de México; a partir de ahí, el actual Papa Jorge Mario Bergoglio alias Francisco, podrá elegir otro cardenal para ocupar el puesto más alto en la jerarquía católica mexicana.

Es indignante ver como la iglesia católica ha solapado, ocultado y tolerado a una cantidad escandalosa de pederastas que entre sus filas se han servido de la autoridad moral que para millones de familias significan sus sotanas para abusar sistemáticamente de niños y niñas. Y no son casos anecdóticos, son muchos, muchísimos los sacerdotes católicos que en los últimos tiempos han visto destapadas por la prensa mundial sus más repugnantes debilidades, imaginad cuantos más habrá de los que no hemos sabido nada, ya sea porque las víctimas han tenido miedo o porque ya no han podido contarlo.

Las palabras del senil y nefasto arzobispo me recuerdan necesariamente a las pronunciadas en 2007 por el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez: “Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan" Y nuevamente aclaro, lo haya dicho en el contexto que lo haya dicho, no tienen ninguna justificación.

Y podría apuntar caso tras caso, curas, obispos, cardenales; justificando lo injustificable, el abuso sexual y psicologico de menores, de niños y niñas, que confiaban plenamente en esa persona que era el representante, ni mas ni menos que de Dios.

Todo el asunto es grave, lo miremos por donde lo miremos, pero lo mas terrible de esto es que la iglesia no haga nada... Porque no hace absolutamente nada, los aparta de su parroquia (la mayoria de las veces para ponerlos en otra), los mete a terapia, los jubila cuando son muy mayores, etc. Pero nunca nos enteramos que los excomulgue y los ponga a disposicion judicial colaborando con la justicia en presentar pruebas y testigos, no, ellos protegen a su gente.

El caso mas escandaloso de esta mafiosa protección quizás haya sido el de Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo, congregación católica de origen mexicano, que al día de hoy mueve millones de dolares en inversiones, colegios y universidades en México, América Latina y España. En 1997 salieron a la luz debido a múltiples denuncias públicas y judiciales, los abusos que sistemáticamente cometía Maciel a estudiantes y seminaristas (menores), sin embargo se conocen abusos de este personaje desde la década de los 40 cuando fundo su congregación. Su actividad pederasta fue replicada por curas, profesores y prefectos de colegios de los Legionarios de Cristo en México, que Maciel y su gente más cercana encubrieron durante años.

Marcial Maciel, nunca fue condenado por ningún delito, la iglesia católica, concretamente Joseph Ratzinger (cuando era Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe) inició una investigación sobre los abusos sexuales a niños de Maciel y miembros de los Legionarios de Cristo que en 2006, ya siendo Benedicto XVI, ordeno cerrar y retiró a Maciel de la actividad religiosa y educativa. Los Legionarios reconocieron los abusos de Maciel y se desmarcaron de él.

Maciel, fue amigo personal de Juan Pablo II, quien sabía de los abusos desde 1997 y no hizo nada, absolutamente nada; hoy es santo.

Hoy, la iglesia católica continua con su política de encubrimiento y tolerancia, no pone a disposición judicial a ningún sospechoso de pederastia, encubre, asiste judicialmente y justifica pero no condena, no excomulga... Sin embargo si condena, el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, el usos de métodos profilácticos y de anticoncepción, etc.

¿Como puede la iglesia católica nombrar santo a un cómplice por omisión y encubrimiento de un pederasta que cometió infinidad de abusos a niños? ¿como puede, la iglesia católica, permitir que sus obispos justifiquen la pederastia culpabilizando de la misma a la propia víctima, convirtiéndose así en coautor del peor de los pecados? Me vais a perdonar pero hay que ser muy hijo de puta.

lunes, 22 de mayo de 2017

El berrinche de El País

Desde luego, la victoria de Pedro Sánchez en las primarias de PSOE nadie se la esperaba, o más bien ningún medio de comunicación, ningún político, ningún expolítico venido a miembro de consejo de administración, en fin, ningún poder de los llamados fácticos, esos que en su arrogancia suponen que los ciudadanos son rebaño fácil de manipular con unos cuantos editoriales y otras tantas declaraciones de supuestos  lideres de opinión. Así pues los medios mas alineados al sistema, no pararon de intentar inclinar la balanza en favor de “la reina del sur”, Susana Díaz, esa que hasta hace muy poco se veía como clara vencedora y como la única opción viable a dirigir el principal partido de la oposición, porque así se lo hicieron creer los medios de comunicación, porque así se lo hicieron creer los barones del PSOE. Todos ellos medios y barones, asumían que controlaban el chiringuito, en su enorme soberbia no supieron adivinar que una cosa es lo que quiere la afiliación del PSOE, y otra muy distinta lo que quieren aquellos que lo dirigen (en la luz y en la sombra).

Pero lo que me parece de escándalo, es la reacción berrinchuda de medios como El País que en su editorial vomita una serie de sofismas descalificando, no solo a Pedro Sánchez si no a toda la militancia que, en mayoría absoluta, no nos olvidemos, decidió que no más “establishment”. Sugiere el diario del Grupo PRISA, que durante su campaña “Sánchez ha recogido con suma eficacia otras experiencias de nuestro entorno, desde el Brexit hasta el referéndum colombiano o la victoria de Trump, donde la emoción y la indignación ciega se han contrapuesto exitosamente a la razón, los argumentos y el contraste de los hechos” No se donde ha visto el editorialista razón, argumentos o contraste de hechos en las campañas de Díaz o López, plagadas del populismo y la demagogia que lineas después atribuye al actual Secretario General del PSOE, comparando su estrategia con la lideres tan en las antípodas ideológicas entre si, como son Iglesias o Trump, al mas puro estilo de “La Razón” o el “ABC”, diarios ultra conservadores y derechistas confesos.

El análisis es mucho más simple de lo que plantea la visceral editorial: La militancia del PSOE esta dividida, efectivamente, hay una severa crisis donde se pueden adivinar dos Partidos Socialistas: El que controlan los señores del cortijo, esos que te dicen que si te mueves no sales en la foto, esos que disfrazan de disciplina el "trepismo” político; y el que quieren los afiliados que han visto como, en los últimos años, su partido, como toda la socialdemocracia europea, a virado hacia el neoliberalismo y ha claudicado ante quienes pagan sus facturas, ante quienes les darán trabajo cuando en política ya nadie los quiera.

La pregunta que cabe hacerse ahora es ¿Volverán los barones a perpetrar un “golpe de estado” y a montarle una gestora para evitar así un viraje de 180º en las posiciones parlamentarias de los socialistas? Es muy arriesgado, supongo que mas de un votante cambiaría su intención de voto (más hacia la izquierda) al ver un espectáculo tan, pero tan lamentable.

Por otro lado, Sánchez, desde aquella entrevista que le hizo el periodista Jordi Evole (horas después de entregar su acta de diputado) y hasta su último mitin, comenzó adquirir tácitamente una serie de compromisos con aquellos que están a su izquierda, y lo que esperan millones de ciudadanos de izquierdas, que no solo socialistas, es que esos  compromisos se cumplan, pues de no hacerlo estaría poniéndose en la diana de todos esos medios carroñeros y de sus amos, quienes no dudaran en matarlo políticamente y de esa, muerte dudo mucho que volviera a resucitar.

jueves, 16 de febrero de 2017

Queremos votar.

Así de simple, así de sencillo: ¡Queremos votar!, en imperativo. En Catalunya queremos votar, porque votar, es decidir. Ahora bien, “votar” no necesariamente es votar “SI” y tampoco es necesariamente votar “NO”, eso lo sabrá cada quien a la hora de depositar su voto de forma secreta, libre, personal y directa. ¿Y qué resultará de esa votación?, no lo sé, no lo sabe nadie a ciencia cierta, pero parece que ser, que en ambos lados, en el del “SI” y en el del “NO”, se le tiene un miedo terrible a ese resultado, y ya sabemos que el miedo se transforma en odio, el  odio en intolerancia y la intolerancia en violencia.

Y los del “NO” se empiezan a violentar, y se querellan, y orquestan juicios políticos en contra de quienes fueron sus socios en tiempos menos revueltos, en contra de quienes les permitieron destrozar poco a poco el estado de bienestar en Catalunya y también en España.

Y los del “SI” se violentan también, y anteponen el “procés” a todo, y violentan por twitter a un periodista que osa sugerir que algunos pueden ser corresponsables de que hoy no se pueda acoger refugiados, no solo en España, sino también en Catalunya, donde ellos, los del “SI”, son autoridad. Y lo violentan, politizando lo que no debía ser politizado: “¿No va de competencias? El asilo sólo lo pueden otorgar los estados, por eso queremos ser estado” Dice Dolors Bassa, Consellera de Treball de la Generalitat, respondiendo a las palabras de Jordi Évole durante su discurso en el concierto benéfico “Volem acollir” el pasado sábado 11 de febrero: “…Yo creo que no es un problema sólo de competencias, sino un problema de incompetencias", decía Évole.

La Consellera Bassan, no solo descontextualiza y desvirtúa la frase del periodista, sino que además, utiliza un evento tan importante como el concierto de “Volem acollir” para reivindicar la causa independentista, que podemos o no compartir, pero que, desde luego,  no debería tener cabida en este evento cuya causa es tan global, tan social y humana que rebasa lo domestico.

Lluis Llac, diputado y cantautor hace lo propio también en twitter,  aleccionando a Évole con una frase lapidaria: "Ayer Jordi Évole dijiste una frase engañosa, tan aplaudida como errónea, porque la Generalitat, 45 municipios y los más de 1200 voluntarios no se la merecen" 

Me gustaría aclarar que si, la Generalitat y los gobiernos de los 45 municipios catalanes  si se lo merecen, de eso va gobernar, de asumir responsabilidades. Por otro lado, utilizar a los voluntarios como arma arrojadiza me parece bajo y vil; vuelvo a repetir, aquí no se está hablando del “procés”, se está hablando de las responsabilidades de los gobiernos, todos, ante un problema humanitario  global.

No se puede aparcar todo para cuando “tengamos un Estado propio”, no se puede priorizar al “procés” antes que la sanidad pública,  la educación pública, el empleo,  los servicios públicos,  la vivienda; estos problemas los tenemos aquí y ahora,  los gobiernos tienen el deber de resolverlos aquí y ahora.

Votar no significa necesariamente que en Catalunya decidamos “SI a la independencia”,  aunque algunos lo quieran obviar. Existen las mismas probabilidades de que el resultado sea mayoritariamente “SI” como de que sea “NO”; ¿y si esto último ocurriera?, ¿qué dirán entonces el diputado Llac o la Consellera Bassa?, ¿qué pasaría entonces con los asuntos urgentes de sanidad, educación, vivienda, empleo?, ¿serán competencias suyas?

Hay que recordar que la “causa catalana” no es la independencia, la independencia la persigue una parte de la población, eso sí, una parte importante. La “causa catalana” es el derecho a decidir, el actual Govern gobierna gracias, si, a los partidos más o menos independentistas, pero también su gobierno es posible gracias a la coalición Catalunya Si Que es Pot que aglutina diversos partidos cuya agenda no incluye la desconexión de España (EUiA, ICV, etc), lo que apoya CSQP es el derecho a decidir y el respeto al resultado del referéndum, sea cual sea ese resultado.

Para ser sincero yo no sé lo que voy a votar cuando se pueda votar, no soy independentista pues entiendo a la izquierda desde el punto de vista internacionalista, no creo que los problemas de Catalunya se resuelvan con un Estado propio, pero a veces el cuerpo me pide votar “SI”, cuando escucho según a quien decir estupideces como “quieren romper España”, o “estos catalanes, encima de que los mantenemos” o cuando leo en redes sociales viscerales espavientos de ignorantes defensores de una patria inexistente que añoran grandezas de cuentos franquistas. Pero aunque el cuerpo me pida que sí, que cortemos por el Ebro, que más vale solos que mal acompañados, creo que la independencia lejos de solucionar los graves problemas sociales que enfrentamos en Catalunya, los empeorará; pero este es mi punto de vista, nada más. Como dije no sé que voy a votar, lo que si tengo claro, como la inmensa mayoría en Catalunya, es que quiero votar.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Europa: Hay terrorismos que importan más y otros ménos


Todo parece indicar (según los diarios internacionales que, como sabemos, son el oráculo de los dioses, infalibles y fiables)  que hace dos días, un presunto terrorista asaltó un tráiler de procedencia polaca, asesinó al conductor colocándolo en el asiento del copiloto (o el cadáver del conductor lo tiró en la carretera después de asesinarlo junto con su acompañante al que dejo en el interior del vehículo), y condujo hasta la tradicional feria de navidad de Berlín para empotrar el enorme camión contra los stands matando,  a 12 personas e hiriendo a otras 48, inmediatamente después, el presunto terrorista, baja del vehículo y desaparece del lugar del crimen, sin heridas destacables dada la rapidez de su huida. 

Anoche, todos, absolutamente todos los noticieros en Primetime solo hablaban de este suceso, dramático en si mismo.

Horas antes, los medios de comunicación (poseedores de la verdad absoluta), nos narraban (con video snuff incluido) como, a la voz de Allahu Akbar (Ala es grande), un policía turco asesinaba a tiros al embajador ruso en aquel país. Me pregunto ¿Qué clase de seguridad tienen en Turquía (y en Rusia) para que un policía fuera de servicio, vestido de civil se situé a dos o tres metros de un diplomático de primer nivel de una de las principales potencias del mundo y le dispare hasta en 9 ocasiones sin que reaccione ningún guardaespaldas; incluso, le de tiempo de huir y ser abatido a tiros 15 minutos después?

Poco antes de estos dos hechos, en Suiza un hombre vestido de negro entra a una mezquita y dispara hiriendo a tres personas, después huye y es encontrado muerto a 300 metros del templo musulmán. De este asunto, apenas y se han hecho eco los medios, alguna discreta nota de prensa y unos pocos minutos en los noticiarios del lunes.

Mientras ningún medio ha insinuado si quera la posibilidad de que el atentado de la mezquita de Suiza tuviese un móvil xenófobo, sobre la masacre de Berlín (reivindicada por ISIS) se aseguraba, incluso por la propia Merkel, que el autor era un refugiado afgano o paquistaní, y aunque fue desmentido a última hora de ayer martes, el daño ya está hecho, ha quedado grabado en nuestra memoria colectiva que “los refugiados pueden ser un gran peligro para Europa”

Para reforzar esta idea implantada, otra vez los medios nos narran como “según testigos” el policía turco, después de cometer su crimen, grita: “Recordad Alepo, esto es una venganza por lo de Alepo” Por si acaso, aún había mentes europeas resistiéndose al “implante”, aquí tenemos la dosis de miedo necesaria para fijar la idea principal.

Al día de hoy siguen ocupando las portadas de los principales diarios y varias decenas de minutos en los telediarios de toda Europa tanto el atentado de Berlín como el asesinato del embajador ruso en Turquía, y el caso de la Mezquita de Suiza, para la prensa es caso cerrado, tal y comolo fue para la propia policía de aquel país a las pocas horas de haber encontrado el cadáver del presunto asesino: Hay crímenes terroristas que en Europa importan más que otros, al menos a los medios y a los poderes a los que esos medios sirven.

Antes de que el listo de turno salte y diga: “No hay comparación, en la mezquita hubo solo 3 heridos y ningún muerto (se ve que el asesino no cuenta), y en Berlín hay nada menos que 60 víctimas, 12 asesinados” Diré que no es cuestión de número de víctimas, eso no hace un atentado más terrible que otro, es el terror que se pretende causar lo que lo determina. Pero creo que la pregunta que nos deberíamos de hacer en todos estos casos es ¿Quién quiere causar ese terror? Y ahí encontraremos el valor  que los medios (y sus Señores) le dan a uno y otro atentado.

martes, 22 de noviembre de 2016

Comiendo populismo

No es un término nuevo aunque últimamente es muy recurrido, sobre todo desde que Donald Trump arribara al escenario político mundial con su provocadora campaña que le valiera el triunfo en las presidenciales de Estados Unidos. El término populista, en estos días, se repite hasta la saciedad en tertulias radiofónicas y televisivas, en ruedas de prensa de políticos, en columnas y editoriales de periódicos; desayunamos, comemos y cenamos "populusmo"; en un segundo, todos son poseedores de la verdad y descubridores del “secreto” que hace que lideres tan dispares, que se encuentran en las antípodas ideológicas uno del otro, como son Donald Trump y Pablo Iglesias, movilicen masas y triunfen en su escalada política en sus respectivos entornos. De pronto se hacen “análisis” simplistas y ridículos que pretenden comparar a uno con el otro, reduciendo el éxito de un movimiento social, complejo y que responde a la necesidad de la gente de cambiar el modelo de participación popular en la política, al carisma de uno de sus líderes (recordad que en Podemos hay muchos rostros, muchos referentes)  y a su capacidad de construir un discurso “encandilador”

Es penoso leer declaraciones oportunistas  de políticos como Albert Rivera (Ciudadanos) o  Esperanza Aguirre (PP) que, como animales carroñeros, aprovechan el inesperado éxito de Trump para arremeter sin ningún tipo de fundamento contra Podemos, utilizando discursos paradójicamente populistas, es decir demagógicos pero vacios en su contenido, como lo asegurado por Rivera el pasado 9 de noviembre: "La libertad pierde hoy. Gana el proteccionismo. América para los americanos, y van a estar contentos seguramente los que quieren sacar las bases de la OTAN y los que no quieren una coalición de países occidentales"

¿La libertad pierde? ¿Gana el proteccionismo? ¿América para los americanos?, los discursos de Rivera siempre están cargados de frases hechas, que "enganchan", que dicen lo que su público, predispuesto, quiere escuchar, pero tirar de este tipo de recursos oratorios es muy peligroso si se es ignorante en el tema que se discursa, pues esas mismas frases se pueden convertir en boomerangs que regresen para cortarnos la lengua. La premisa fundacional de Ciudatans, el partido madre de Ciudadanos, es “España para los españoles”; aunque no está escrita en ningún lado, o al menos no así, sí se fundamenta en la idea de la “unidad de España”, una idea contrastante que choca con un partido supuestamente liberal (yo diría neo-liberal) y que se declara favorable al libre comercio.

El discurso anti-catalán y españolista, de Ciudadanos y su líder (ese sí, único y todo poderoso) Albert Rivera sí que es populista, pues es utilizado solo para “regalarle los oídos” a sus votantes sedientos de unidad, de España y de aguiluchos moribundos, cuando su verdadero ADN es el " anarquismo de derechas", ese que lucha por una supuesta “libertad del ciudadano” no como parte de un colectivo si no desde su individualidad, en un entorno hostil donde solo sobreviven los más fuertes. Llama proteccionismo a la intervención del Estado en la sociedad, pero sin esa intervención no habría control y los más fuertes (empresas, capitales) someterían a los más débiles (trabajadores, ciudadanos).

La comparación de Trump con Iglesias, es una memés en sí misma, pues las políticas del nuevo presidente de EEUU tienen mucho más puntos en común con el neo-conservadurismo del PP que con el programa político de Unidos Podemos; pero no es de extrañar pues esa comparación viene de uno de los pilares fuertes del Tea Party español: Esperanza Aguirre, ella sí, experta en discursos populistas y en la utilización de la demagogia como arma arrojadiza.

La realidad es que atacar a supuestos populismos usando otros populismos es una estrategia muy básica que define la política española, sitúa a nuestros políticos en un nivel bajísimo, pero lo preocupante es que nos sitúa a los ciudadanos en un nivel aun más bajo, pues somos los que nos comemos sin rechistar esos discursos.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Un bravucón en la Casa Blanca

Ayer la sociedad estadounidense (o más bien una pequeña parte de ella, la que vota, la que puede y tiene los medios para registrarse en el padrón de votantes) decidió que prefería al bravucón de la clase que a la niña mimada y empollona, como si de un cole de primaria se tratase. Y es que así de patética es la política estadounidense, que esta en manos de sociópatas narcisistas, yupis que van de progres pero son tan librerales como el que más, analfabetos graduados de Yale gracias a los enchufes de su papi, puteros convulsivos de sonrisas afables, directores de la CIA que igual enchufan a un hijo tonto en Yale que hacen la guerra sucia a países del tercer mundo, actores mediocres que estaban en el lugar y el momento adecuados, y asi, un larguísimo etcétera de criaturas detestables que, bajo el espejismo del sueño americano, manejan los destinos del planeta.

La campaña electoral, ha sido un autentico circo que, entre muros fronterizos y exabruptos misóginos, entre desplantes racistas y espavientos seniles el infame hombrecillo del rubio tupe ha construido con el único objetivo de colarse en la casa blanca, para hacer realidad los sueños mas cachondos del Tea Party y de paso ponerle los dientes largos a toda la extrema derecha europea.

Pero, no creo que el futuro de la humanidad hubiese pintado mucho mejor con la señora Clinton en la silla presidencial de EEUU; ya ha demostrado sobradamente, durante su desempeño como Secretaria de Estado que le gusta la guerra, que piensa que todo el mundo musulman es terrorista y que no le gusta la Rusia de Putin, combinación explosiva en manos de alguien que antepuso su ambicion política a su dignidad.

Los objetivos de campaña de Trump son terribles para el mundo latinoamericano, concretamente para México, es un racista que pretende (o dice pretender, ya veremos si lo cumple) deportar a todos los indocumentados, hacerle la vida dura a los no estadounidenses y prohibir la entrada de Mexicanos a través de sus fronteras. Pero por otro lado prometió reactivar la economía domestica, es decir, reabrir minas, refinerias y fabricas para generar empleo ahí donde hace tanto que no hay (veamos si eso también lo cumple, que en campaña se dice mucho y al final se hace poco), es así como se entiende que el voto obrero y el voto de la gente mayor haya sido decisivo para encumbrarlo en el poder.

La realidad es que al minuto uno de haber sido electo, ablandó su discurso apelando a la unidad del país e invitando a todas las fuerzas políticas a colaborar en la reconstrucción de una sociedad radicamente dividida. Vimos a un irreconocible Donald Trump conciliador y patriota (de esos que les gusta ver a los gringos) que urgia a la sociedad a cicatrizar sus heridas, esas heridas que entre él y Hillary Clinton profusaron en la roja piel del cuello del votante estadounidense.